El Ministro Borrell confunde sus babas con un escupitajo

Es fácil hacerse el chulo con 1,500 millones en tu ministerio, los jueces, el ejército, la policía, los medios de comunicación y la cal viva de tu lado. Es fácil hacerte el chulo cuando tienes a nueve personas inocentes en la cárcel y encima te ríes de ellos. Es fácil hacerte el chulo cuando consideras que el independentismo es una enfermedad que tienes que desinfectar.



Pero la verdad es que lo que no es fácil es tener decencia y dignidad. Dos características que le faltan al Ministro Borrell. Su campaña de hooligan del españolismo le ha llevado por todo Europa, y aún así no ha logrado mejorar ni un ápice las imagen muy deteriorada de una España cada vez más autoritaria y menos democrática.

Borrell, ministro del gobierno de los Gal y la cal viva. Ministro que alertó de manera ilegal a su esposa que debía vender acciones en la bolsa. Borrell el Ministro aplaudido por la extrema derecha hoy ha dado un triste espectáculo en el Congreso.

Después de un tenso rifirrafe con Rufián se ha visto como el estado de salud de Borrell es preocupante. Primero al no diferenciar las palabras fascista de racista, y después al confundir sus propias babas con un escupitajo que nunca existió.

Quizás Borrell debería pasar un control médico antes de seguir representando a España por el mundo.

Comentarios