El comentario racista de Sandrine Morel (Le Monde): “En Nueva Caledonia pueden hacer un referéndum porque son negros y viven en tribus”

La periodista de Le Monde destinada en Madrid, Sandrine Morel, ha publicado un libro sobre el conflicto entre España y Catalunya. Lejos de intentar decir la verdad o contar alguna cosa interesante, la periodista ha escrito un libro para el consumo interno de la caverna madrileña. He permitido que se manipularan sus comentarios con fake news, ha entre abierto puertas que Ciudadanos y otros partidos de extrema derecha se han dedicado a abrir de par en par con su ya típica manipulación. Y todo esto con la permisividad de la propia Morel, que aunque sí que ha hecho algunas clarificaciones, ha querido ser protagonista de la telebasura matinal aticatalana.


Lo curioso de la señora Morel no es el libro que ha publicado, sino su manera de pensar sobre Catalunya, la libertad o el derecho de autodeterminación. En una entrevista en Vilaweb, la periodista francesa dejó clara la peor cara del jacobinismo francés, que tiene grandes dosis de racismo. Morine llega a afirmar que en Nueva Caledonia, que es territorio francés, sí que se puede hacer un referéndum ya que “son negros y viven en tribus”. Parece increíble que alguien en pleno siglo XXI quiera dar libertades a unos u otros según el color de la piel o la organización social. Es alucinante que la nueva musa del españolismo naranja nos intente decir que como que son negros no son suficientemente franceses. Seguro que se entiende muy bien con el Ministro Huerta que en Francia sólo ve negros.

Como ya sucedió hace unos meses con una periodista danesa que afirmó que la Islas Feroe tienen derecho a la autodeterminación “ya que son pobres y no nos importan”, parece que el racismo empieza a ser una pieza clave para estar en contra de la autodeterminación.

El otro argumento absurdo es el de que una región rica no tiene el derecho a independizarse, pero una región pobre sí. Estamos delante de los derechos a la carta, que es la política que aplica el gobierno español, sus musas y las altas instancias de la Unión Europea. ¿Es esta la visión de la democracia y de los derechos humanos que domina en la UE?

Comentarios