El unionismo destruye todo tipo de libertad de expresión

Lo vemos a diario. Los unionistas se plantean solamente un objetivo: destruir. Lo captamos desde las altas instancias, como la destrucción de cualquier posibilidad de diálogo, el cierre del Diplocat, el bloqueo para investir a Jordi Sánchez, el caso omiso a las medidas cautelares de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, el desprecio a la sentencia de los jueces alemanes sobre el caso del president Puigdemont, etc.


Y en las calles de nuestros pueblos y ciudades vemos a diario la huella que dejan los comandos unionistas para borrar cualquier señal de libertad de expresión en solidaridad con los presos políticos. El unionismo  borra, quita, destruye, quema, arranca, desoye, ignora y desprecia. No tiene ninguna propuesta constructiva para terminar con este conflicto. Y el efecto que causa es de todo tipo menos de adhesión a su causa.

Las personas que defienden el lazo amarillo ya no son solamente independentistas. La solidaridad con los presos políticos va mucho más allá de las siglas de los partidos fieles a la República. El conflicto, lejos de desaparecer, aumenta el porcentaje de los partidarios de una Catalunya que se merece mucho más que ser una simple entidad autonómica enclaustrada en un régimen monárquico mediocre y decadente.   Y este domingo, 15 de abril, se va a demostrar en las calles de Barcelona que el mito de la Catalunya dividida se convertirá en la realidad de una minoría de la sociedad catalana que desoye, insulta y destruye, con la obsesión de mantener a toda costa la integridad territorial de un Estado.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: