Iñaki Ellakuría (La Vanguardia y Cs) compara la brutal agresión a un periodista de Telemadrid con unos cánticos independentistas

En el periodismo español cada vez es más frecuente encontrar periodistas de partido. Son los que van a tertulias a defender posiciones de determinados partidos, escriben libros sobre los candidatos de esos partidos y muchas veces acaban trabajando en los departamentos de comunicación de esos partidos cuando llegan al poder. Uno de los casos más paradigmáticos es La Vanguardia, donde uno de sus periodistas, Iñaki Ellakuría, es el responsable de seguir la campaña de Ciudadanos, escribir las noticias de Ciudadanos y, a su vez, defender el ideario de Ciudadanos en tertulias y redes sociales.



En una tertulia en RAC1, Ellakuría, en un ejercicio de manipulación periodística ha afirmado que los independentistas amplificaron la agresión física a un cámara de Telemadrid (se pensaban que era de TV3) en una manifestación organizada por Ciudadanos y ahora callan cuando un periodista (de medios españoles) tiene que escuchar cánticos mientras hace una conexión en directo. La mentira está por todos lados en esta afirmación, pero lo que está intentando implicar es mucho más grave. Para Ellakuría, autor de un libro biográfico/homenaje a Rivera, una agresión física con sangre de por medio es lo mismo que unos cánticos, dependiendo si lo hacen los españolistas o los independentistas. La campaña que está haciendo La Vanguardia y muchos otros medios españolistas es vergonzosa, poniendo en el mismo nivel las continuadas agresiones del españolismo con pequeños actos de desobediencia del independentismo.

El independentismo es y ha sido un movimiento pacífico. Pero ser pacífico no puede convertirse en ser una víctima que no responde a las agresiones. Las imágenes han demostrado que el miembro de Jusapol que los medios nos han vendido como “la víctima” fue en realidad el primero en agredir a un independentista. La Vanguardia mintió y escondió la primera parte de la agresión ya que no casaba con su relato.

La Vanguardia todavía se cree su antiguo eslogan: Si La Vanguardia dice que la vaques vuelan, créetelo. Pues no señor Godó, tenemos redes sociales, tenemos móviles, tenemos capacidad crítica y tenemos medios (aunque pocos) libres y honestos.

Comentarios