El pensamiento de una España aislada empieza a ser una realidad

El reino de España va destapando sus vergüenzas por toda Europa mostrándose como un Estado autoritario que es incapaz de marcar una sola línea de separación entre el poder judicial y el poder ejecutivo.

El relanzamiento de la euroorden para extraditar a los dirigentes independentistas va de fracaso en fracaso. Primero fue Suiza, que no quiere saber nada de la extradición de Anna Gabriel y Marta Rovira, mientras sea por motivos políticos. En Bélgica, Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig seguirán en libertad, y en Escocia, Clara Ponsatí podrá seguir dando sus clases en la Universidad de Saint Andrew.


En Alemania, Carles Puigdemont sigue retenido en el estado de Schlewig-Holstein, después de que la juez de instrucción que le interrogó considerase improcedente su extradición.

A día de hoy todavía no sabemos si el president será extraditado o no, pero sea cual fuere el resultado final, la internacionalización del conflicto entre Catalunya y España se ha hecho más evidente que nunca, el caso Puigdemont ha sido tema de portada en numerosos medios de comunicación europeos y ya se han alzado numerosas voces de periodistas, abogados y políticos de todo el continente que dan su apoyo al dirigente catalán y hablan abiertamente de presos políticos.

Mientras tanto, en Madrid crecen los nervios y el mismo ministro portavoz Méndez de Vigo, apeló desesperadamente a Alemania para que se les entregue cuanto antes a Carles Puigdemont. Finalmente, el tema catalán ha dejado de ser un asunto interno de los estados.

Tags: ,

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: