Un fanático españolista pretende retirar toallas amarillas de la playa al grito de (Catalanes) “hijos de puta, os tendrían que matar a todos”

Carrizosa señala y sus secuaces actúan. Ho ha sido en la playa de Mataró donde una grupo de independentistas había colocado toallas amarillas en forma de cruz para protestar por el secuestro de nueve políticos catalanes y la muerte de la democracia española.



El fanatismo naranja ha llegado a unos límites insospechados donde incluso usar toallas amarillas en la playa les ofende. Hoy se ha visto cuando un individuo ha entrado en la playa de manera agresiva para retirar esas toallas. Si hace unas semanas otro grupo españolista atacó a gente mayor sin ninguna presencia policial, hoy finalmente sí que ha aparecido la policía.

Mientras se llevaban al ladrón que pretendía llevarse las toallas éste ha soltado viva a Franco, ha insultado gravemente a la Presidente del Parlament Carmen Forcadell llamándola “puta” y ha deseado la muerte de todos los independentistas.

Puede sonar como una amenaza lejana, pero los actos y mensajes de los líderes de Ciudadanos están blanqueando el fascismo españolista todavía presente en Catalunya. Si la semana pasada fueron robos y agresiones, quién no puede anticipar ataques más contundentes del españolismo. Y todo bajo el beneplácito del partido naranja y sus medios de comunicación. Al tiempo.

Comentarios