Increíble: El PSC no acepta para Junqueras lo que el PSE sí acepta para los asesinos de Ernest Lluch

El PSC está perdido. Ya hace años que el sector más españolista se ha hecho con el poder dentro del partido, apartando a todo aquel que se mueva de la línea oficial. Una línea oficial que cambia de un día a otro dependiendo de que es lo que mandan desde Ferraz: un día dicen que no quieren a M. Rajoy para a la semana permitir su investidura. El ridículo del partido ha llegado a límites insospechados pactando con els conservadurismo catalán más caduco o apoyando el 155 sin rechistar. Pero ahora han ido un paso más allá.

El Ajuntament de Barcelona votó una moción para acercar a los presos políticos a Catalunya, como, por cierto, dictan los tratados internacionales. EL PSC, en su deriva españolista y antidemocrática decidió votar en contra de esta medida, incluso sabiendo que uno de los presos es Joaquim Forn, durante años campañero en el propio consistorio. Ni tan siquiera se votaba una moción para liberar a los presos de la injusta prisión preventiva, tan sólo se votaba traerlos a prisiones catalanas.

Todavía queda en peor lugar el PSC como partido y sus representantes a título individual cuando comprobamos como el PSE pidió el acercamiento de los presos etarras, incluso para los que asesinaron a Ernest LLuch. Creer en un Estado de Derecho no es excluyente de tener cierta humanidad y valores como personas. Los presos están sufriendo una condena, pero no hace falta la doble condena de tenerlos lejos de sus famílias. Una vez más el PSC demuestra que la gran fractura en Cataluya no es entre independetistas y unionistas, la fractura es entre gente humana y gente inhumana. No hay más.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: