Inés Arrimadas muestra su apoyo a los policías ultras que machacaron a los catalanes hace un año

Inés Arrimadas no se cansa de hablar de todos los catalanes mientras odia de manera visceral a la mayoría de ellos. Arrimadas, que lleva solamente diez años en Catalunya está en política para atacar todo lo que huela a catalán: idioma, cultura, libertad, democracia,… ella ha venido a defender España y tiene muchos medios detrás.



El problema es que este ultra españolismo la ha situado en situaciones estrambóticas cuando defiende que amenacen de muerte a Anna Gabriel con un “algo habrá hecho”, o que apoye una manifestación ultra, con brazos en alto y tatuajes nazis de los sectores más violentos y fanáticos de la policía española.

Si hace un año españoles de todo el estado animaban a la Policía Nacional y Guardia Civil a pegar a catalanes, hoy Arrimadas ha querido defender esa terrible actuación. Arrimadas defiende que se pegue a millones de catalanes pacíficos que solamente querían votar.

Que no extrañe que su cuñado la llame fascista y que la familia de su marido cada vez se muestren más distanciados de la pareja. Se lo merece.

Comentarios