La extrema derecha defiende que se requisaran camisetas amarillas en la final de copa

No hubo sorpresas en el Wanda Metropolitano. Victoria contundente del Barça, pitidos al himno de la afición culé y el tradicional lololo de la mayoría de los sevillistas. Tampoco sorprendió el rol de la policía española y las fuerzas del orden del estadio requisando banderas independentistas catalanas, pitos, camisetas con mensajes políticos e incluso todo aquella prenda de color amarillo que llevaran los aficionados azulgranas. Cuando el enemigo de un estado es un color, ya pocas cosas más se pueden decir de la calidad democrática de dicho estado. El partido de ayer recordó de gran manera a la mítica película de John Huston, Evasión o Victoria, donde un grupo de presos juegan un partido frente a la selección alemana bajo el control de las SS y el ejército nazi.



Tampoco es de extrañar la reacción de los sospechosos habituales de la extrema derecha. Al partido “liberal” Ciudadanos y al PP les pareció una medida fantástica, VOX repartió 20 mil banderas españolas para despolitizar el partido y periodistas de la caverna como Josep Pedrerol hicieron mofa o ignoraron el robo de camisetas amarillas. No hay ninguna ley que permita estas actuaciones, claramente anticonstitucionales y contra los derechos básicos de libertad de expresión y libertad de vestimenta. Todo el mundo se ha hecho eco de esta polémica que acerca cada vez más España a Turquía u otras semi democracias.

Lo más preocupante, es que estos partidos, políticos y lobbies de extrema derecha y anti catalanes son los que en estos momentos tienen las riendas del país. Han logrado lo imposible, que el partido heredero del franquismo parezca moderado. Ay España, ¿hacia dónde vas?

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: