La Vanguardia ya ha empezado su campaña pro Valls llena de mentiras y manipulaciones

No podía ser de otra manera, La Vanguardia ya ha empezado su campaña favorable a Valls para las elecciones municipales en Barcelona. La estrategia es siempre la misma, y los inocentes e ignorantes que se dejan convencer por las mentiras y manipulaciones de Carol and Co no pueden decir que no están avisados.



La sutil estrategia empezó llenando la portada y la sección Vivir de “malas noticias” sobre Barcelona, exagerando la violencia, la suciedad y el descontrol. Sin duda Barcelona con Colau de alcaldesa ha vivido un deterioro importante pero no ha sido hasta que Valls se ha postulado que La Vanguardia ha decidido atacar a la alcaldesa de esta manera. Una vez los lectores de orden, de la zona alta, los pijos que no hablan catalán y llevan a los niños a escuelas privadas extranjeras, ya están sensibilizados empieza la campaña de verdad.

La primera noticia que destacaremos es ridícula por no decir vergonzosa. Carles Castro, periodista encargado de los datos y los gráficos intenta “leer” los datos del CEO y sacar conclusiones. El problema es que las conclusiones que saca no tienen nada que ver con la realidad. Bajo la pregunta del CEO “¿El pueblo y no los políticos son los que deben tomar la decisiones más importantes?” los votantes independentistas son los que se muestran más favorables y los españolistas los menos favorables. En una acrobacia digna del Cirque du Soleil Castro concluye que los independentistas son “populistas”. ¡De locos!

Parece que Castro no sabe qué significa populismo, que no es el poder para el pueblo, y a su vez también desconoce la palabra democracia que precisamente es el poder para el pueblo (Definición de la RAE: Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos). Castro manipula los datos para mostrar una buena cara de Ciudadanos y PSC y nadie se lo discute dentro de la redacción. Es más, los tótems de La Vanguardia y del unionismo (muchos son los mismos) son el altavoz de esta mentira en las redes sociales. Ya han logrado su objetivo, hacer creer a sus lectores ignorantes que los independentistas son populistas cuando los datos demuestran que en realidad son DEMÓCRATAS.

Después viene el ya típico artículo de Màrius Carol escribiendo lo que le dicta el Conde de Godó, Grande de España. En la pieza de hoy Carol rinde un homenaje a Valls de manera descarada con esta declaración de amor: “Y como el hijo pródigo que vuelve a casa tras haber triunfado en la capital de Europa, para dedicar sus mejores años a la ciudad que le vio nacer”.

El periodismo españolista debería tener un poco de dignidad y hacer como se hace en los países más avanzados y decir abiertamente a quién apoyan en cada elección y por qué. La Vanguardia hizo una campaña periodísticamente impresentable para lograr que Unió entrara en el Parlament y fracasó. Ahora está entregada a Manuel Valls. Veremos como acaba.

Comentarios