Las cuatro mentiras que Arrimadas no se cansa de repetir

Ciudadanos e Inés Arrimadas han ganado las elecciones en votos y escaños aunque el independentismo ha vuelto a ganar las elecciones de manera solvente. Parece que esta victoria amarga de Arrimadas no ha cambiado su discurso basado en mentiras y falsedades. Aquí las repasamos:

Los independentistas pierden votos Quizás la mentira más abultada de Arrimadas y Ciudadanos (todos sus representantes dicen lo mismo) es que el independentismo ha perdido votos. Pues no. Los independentistas han ganado casi 100.000 votos, y los dos partidos del antiguo JuntsXSí han llegado a 66 escaños, muy cerca de la mayoría absoluta.

La ley d’Hondt Arrimadas y el equipo de comunicación naranja no se cansan de repetir que la ley electoral con representatividad basada en la Ley d’Hondt ha perjudicado a Ciudadanos. Para empezar cabe decir que sin esta ley, Ciudadanos habría tenido de dos a tres diputados menos; además cabe destacar que es una de las leyes electorales más proporcionales de Europa y de España, y de hecho es una ley española. Si Ciudadanos quiere contar votos en circunscripción única, a eso se le llama referéndum. Cambiar las reglas después de las elecciones es de mal perdedor.

Huida de empresas Ya ha quedado bastante claro que Ciudadanos y sus medios afines, casi todos, han intentado aumentar el miedo y el catastrofismo económico antes de las elecciones aunque los datos no lo confirmen. Seguir haciendo este mismo discurso ahora es ir en contra de los propios intereses de la misma, cosa que parece que a los Ciudadanos le interesa poco.

Presidenta de todos La otra gran mentira de Inés Arrimadas es la idea de que ella quiere representar a todos los catalanes. No hace falta hablar de la violencia de sus seguidores, las mentiras de sus líderes y la cantidad de frases despectivas hacia lo catalán y lo independentista. Lo podemos ver claramente en su discurso de la noche electoral donde habló sólo en castellano, obviando totalmente el catalán. Parece que Arrimadas quiere representar a todos los catalanes que sólo hablan castellano.

El mal humor de Arrimadas y los medios post elecciones demuestra que el unionisma ha aceptado que ya no pueden ganar al independentismo. Ni en unas elecciones con las cartas marcadas y el árbitro a favor, el unionismo no ha logrado romper la mayoría independentista, y ni se ha acercado.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: