#LaVozDelEmpresario: “Tienes que ser una persona muy fanática para hacer boicot por unas ideas políticas “

Desde el inicio del “procés” se han vivido muchas amenazas de boicot a productos catalanes. En una economía tan globalizada parece absurdo hacer boicots a productos de una región determinada ya que es muy posible que al final te acabe afectando a ti de manera directa, como ya advirtió el presidente de la Junta de Extremadura, entre muchos otros.

Aún así, no són pocos los políticos o los periodistas que animan y jalean este boicot con la intención distanciar aún más a españoles y catalanes, probablemente buscando un rédito de ventas, votos, o simplemente expresando un odio innato hacia todo aquello catalán.

Algunos empresarios catalanes han caído en la trampa de hacer caso a las amenazas de boicot, y viendo sus ventas descender, o quizás anticipando la caída de ventas han tomado medidas drásticas como cambiar la sede fiscal anunciándolo a los cuatro vientos o echando a independentistas de sus fundaciones privadas como ha sido el caso de la joyería Tous con la periodista Pilar Rahola y la ex primera dama Helena Rakosnik.



Desde Noticias de Catalunya hemos hablado con un empresario de éxito catalán con un producto internacionalizado pero con importantes ventas en el Estado Español. Mantendremos el nombre en secreto por razones obvias, pero lo que nos ha dicho el empresario es que “a corto plazo el boicot puede afectar”, sobre todo a los “productos sin ningún valor añadido”. Aunque parezcan iniciativas “incomprensibles, de otros tiempos que mejor no recordar” se tiene que aceptar que las ventas de productos catalanes en España van a descender en los próximos meses, pero “los clientes volverán, ya que van a ver que comprar algo de peor calidad y más caro no les compensa”.

De momento el empresario no ha notado un descenso notable, aunque sí una oscilación a la baja de los pedidos procedentes del Estado Español. Habrá que esperar si el impacto es mayor en el futuro y de momento queda la resignación a aceptar unos efectos negativos en los próximos meses. “A nosotros el boicot nos va a afectar en el corto plazo, pero tener que llegar a este extremo es una derrota moral para ellos. Tienes que ser una persona muy fanática para hacer boicot por unas ideas políticas expresadas pacífica y democráticamente”, concluye el empresario.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: