Los catalanes vuelven a demostrar su dignidad y determinación ante el autoritarismo español y el autonomismo del Govern

Un año después del referéndum de independencia de Catalunya los catalanes han vuelto a dar un ejemplo de compromiso, determinación y dignidad. Hace justo un año millones de personas salieron a las calles para votar libre y pacíficamente sobre el futuro de Catalunya. Un evento que sería normal en cualquier democracia avanzada se convirtió en uno de los días más negros de la “democracia” española desde la transición cuando miles de policías, arropados por ciudadanos españoles, medios de comunicación y políticos atacaron brutalmente a los catalanes.



Justo un año después del voto que el independentismo ganó con una claridad aplastante, centenares de miles de catalanes salieron ayer a las calles en oposición del autoritarismo que ha mostrado el Estado Español en los últimos doce meses con presos políticos, exiliados, destrozando la soberanía del Parlament con el 155, a parte de apoyar, defender y proteger los ataques de los Comandos Arrimadas y otros grupos españolistas organizados.

Pero los catalanes que salieron a la calles también pidieron a sus líderes ser consecuentes con el referéndum de hace un año, con la opinión de la mayoría de los catalanes y no acatar más las órdenes de jueces y fiscales que son de parte, como ha quedado totalmente demostrado. Los líderes independentistas tienen que dejar de poner a los presos como una mercancía para la negociación y empezar a atender lo que los catalanes han votado en las urnas: independencia.

Si algún político independentista tiene miedo debe dejar inmediatamente su cargo y pasarlo al siguiente. No es malo tener miedo, pero es malo que tu miedo limite la libertad de un pueblo. Y ayer el pueblo catalán demostró no tener miedo.

Comentarios