Los Comuns, un proyecto fracasado. Y ahora qué?

El 21D Catalunya votó en las elecciones más anómalas y antidemocráticas que se han vivido en la Europa Occidental. Candidatos en la cárcel y el exilio, amenaza de violencia y de 155 si no se votaban opciones españolistas, medios vendidos o intervenidos, entre muchas otras cosas. Frente a esta situación sólo quedaban dos posiciones: o estar con la democracia acatando los resultados y una justicia independiente, o estar con el 155 y las porras del 1 de octubre. Dentro de esta dualidad, los Comuns, y en menor medida el PSC, han intentado presentarse como una tercera vía, una tercera vía que se ha demostrado fracasada por su neutralidad ante las injusticias y su poca definición sobre temas que afectan a la sociedad de una manera directa en sus valores más esenciales.



Los Comuns enviaron a su líder en Madrid Xavier Domènech, una de sus grandes bazas, para asaltar el Parlament y demostrar que su estrategia equidistante, de la tercera vía es la solución a los problemas de la sociedad. Pero los resultados han demostrado que nadie ha comprado un programa basado en un mundo paralelo, totalmente alejado de la realidad, donde la equidistancia ha acabado blanqueando la violencia del Estado, las injusticia de la justicia española y una idea de España como ente indivisible, por mucho que nos vendan lo contrario. Los Comuns, en el fondo, buscan ganar en el Estado Español, por eso toda su estrategia pasa por ganar en Madrid para “permitir” un referéndum en Cataluña. No es de extrañar que en los barrios populares de Catalunya, ERC se haya llevado la mayoría del voto de izquierdas, mientras que Cs se ha llevado el voto españolista, dejando a los Comuns en una posición casi ridícula, quedando, por ejemplo, detrás de JuntsXCat en el Baix Llobregat.

La izquierda no independentista tiene un gran problema de credibilidad. El defenestrado líder de Podem Albano Dante-Fachín lo ha demostrado en esta campaña de manera clara. Si realmente crees en la democracia y los independentistas ganan, la izquierda debería perder la equidistancia y ayudar a implementar los resultados. Aunque te protejas bajo la imagen de la izquierda cool al final debes elegir entre dictadura y democracia, y ni en esta caso los Comuns se han posicionado con claridad. Poco futuro le queda a esta buena idea mal ejecutada.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: