Los testigos son unánimes: “García Albiol quería provocar”

Es la estrategia más vieja de la política: cuando veas que mueven tu silla intenta hacer algo para dar energía a tu base. Trump lo sabe hacer muy bien, y parece que García Albiol ha aprendido también.



Lo que los medios españolistas han vendido incluso como una agresión a García-Albiol o violencia, no fue más que un acto de provocación del ex alcalde racista de la ciudad. Albiol se acercó a dar rosas con el emblema del Partido Popular justo en el lugar y la hora donde se producía una concentración a favor de la liberación de los presos políticos.

La gente que estaba allí no tiene dudas: “Sabía perfectamente lo que hacía”, “fue una campaña de marketing populista”, “buscaba que lo agredieran”,…

Ya sabemos que el independentismo se diferencia del españolismo por su pacifismo, así que nadie agredió a Albiol, cosa de la cual nos congratulamos. Quien no es tan pacífico es el propio Albiol que hace unos años agredió de manera salvaje a un manifestantes.

La libertad de expresión tiene que estar por encima de todo, y así como Albiol tiene todo el derecho del mundo de ir a repartir rosas, los ciudadanos de Badalona tienen todo el derecho del mundo a decirle qué piensan de él, aunque a él no le guste escucharlo.

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: