La pantalla que salvaguarda la unidad de España

Cualquier ilegalidad provocada por los partidos políticos que se llenan la boca con la palabra “legal” es determinante para corsetar las ataduras del Estado Español. Lo hemos visto durante los últimos días con la presión que el gobierno de M. Rajoy ha ejercido para influir en el más que surrealista auto del Tribunal Constitucional, y hoy también, con la información secreta obtenida subrepticiamente del móvil del conseller Toni Comín para un canal de televisión unionista.

La información ya sabida del panorama pesimista que el president Carles Puigdemont expresaba en su mensaje ha corrido como la pólvora por numerosos medios nacionales e internacionales. La manera como se ha obtenido esta información queda relegada a un segundo plano, ya que cualquier acción legal al respecto tendrá poco recorrido sabiendo con quien se tratan las cuestiones judiciales de este país.

Volviendo al contenido de los mensajes de Puigdemont, parece ser que el gobierno español está de júbilo. El procés ha terminado. La Moncloa ha triunfado. Las palabras del presidente en el exilio refuerzan la moral unionista, hasta tal punto que todas las chapuzas legales de los últimos días en las que se había envuelto el ejecutivo español, junto con la grotesca operación jaula llevada a cabo por el ministro Juan Ignacio Zoido restan silenciadas en la mayoría de los medios de comunicación.

Sin embargo y de cara al exterior, la reputación de España como democracia consolidada empieza a ser cuestionada por algunos medios internacionales como The Economist. Según su último informe anual de análisis de la calidad democrática de los países del globo, podría convertir el Reino de España en una democracia imperfecta, mientras que, por otra parte, las fuerzas independentistas siguen ostentando la mayoría parlamentaria.

La Moncloa todavía no ha triunfado y el procés sigue vivo, a pesar de lo que aparezca en la pantalla de un móvil.

 

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: