Rivera, Casado y Abascal defienden saltarse la ley y dar un golpe de estado en… Venezuela

Vivimos momentos donde los políticos son más agitadores tramposos y manipuladores que personas con un sentimiento sincero para mejorar la sociedad desde unos postulados ideológicos definidos. Y los tres miembros del trifachito son el ejemplo más claro.

Es más que evidente que en Venezuela se ha producido un golpe de estado en toda regla. Un joven líder opositor se ha otorgado el poder de manera arbitraria con el apoyo incondicional de Trump la actual administración estadounidense. Ante esta situación los distintos Estados se han ido situando a un lado o al otro reconociendo o no el nuevo Presidente.

Sin duda Maduro y el Chavismo han destrozado un país con unas reservas de petróleo gigantescas a base de comprar a los ciudadanos más pobres y al ejército mientras ellos se enriquecían obscenamente. Maduro ha confirmado la debacle democrática, de derechos y libertades en Venezuela y no puede seguir gobernando el país mientras no se produzcan unas elecciones limpias y democráticas.

Pero este hecho no niega que Juan Guaidó ha culminado un golpe de estado que ha sumido el país en el caos. Solamente unas nuevas elecciones con observadores internacionales puede solucionar el problema de manera pacífica aunque nos parece de lo más complicado en estos momentos.

Lo curioso, es que desde España, los partidos de extrema derecha que han gastado burdamente la frase golpe de estado con el caso catalán, parece que ahora no saben ver un golpe de estado de verdad cuando lo tienen en frente. Están defendiendo saltarse la ley y usurpar el poder en Venezuela mientras ellos cada día actúan más como un Maduro cualquiera en España.

En Venezuela existe una expresión que explica muy bien esta situación: Cachicamo diciéndole a Morrocoy conchudo.

Comentarios