Se cumple un año de la manifestación conjunta del españolismo de extrema derecha y violento en Barcelona

Podríamos definir el 8 de octubre de 2017 como un día negro para la democracia española. Ese día españolistas ultras de todas partes de España, y una minoría de Catalunya, se manifestaron en Barcelona con gritos contra los catalanes y gritos a favor del encarcelamiento y fusilamiento del President Carles Puigdemont.


Ese día el españolismo moderado se juntó y blanqueó a la extrema derecha violenta y a los herederos del franquismo, y a lo largo de este año hemos podido comprobar el resultado. La extrema derecha desatada, los violentos Comandos Arrimadas asaltando ciudadanos por las calles, agresiones a periodistas, a políticos independentistas, y todo esto con el beneplácito de los medios de comunicación, las grandes empresas y los partidos políticos españolistas. La carrera entre PP, Ciudadanos y Vox para llevarse el voto de extrema derecha ha entrado en una espiral demencial que probablemente acabará con grupos de ultras españoles atacando y matando a catalanes. Y ése día todos se pondrán las manos en la cabeza.

Justo hace un año el PSOE y el PP decidieron compartir manifestación con la organización ultra Societat Civil Catalana, con La Falange, con VOX y Ciudadanos. La prensa europea se hizo eco de los constantes saludos nazis y la violencia descontrolada en varios puntos del recorrido.

Hoy se cumple un año que el españolismo moderado abandonó su poca dignidad y su espíritu democrático para juntarse con la extrema derecha que desde entonces ha controlado el mensaje y el tempo de la política española. Catalunya se independizará y España quedará en manos de la extrema derecha más radical de Europa.

Comentarios