Un tercio de los seguidores de Manuel Valls en Twitter son bots

Esta semana se ha presentado con toda la cobertura que los pijos de Barcelona han podido pagar la candidatura de Manuel Valls para la alcaldía de Barcelona. El tercer político más odiado de Francia con su popularidad por los suelos llega a Barcelona para intentar dar la alcaldía a la famosa burguesía que vive en Catalunya, castellanohablante, heredera del franquismo donde obtuvieron sus mayores éxitos y títulos. Una burguesía siempre españolista, anti catalana y extremadamente conservadora.



Todos sabemos que se trata de una candidatura fantasma. Una plataforma que contará con el dinero del IBEX y de los freaks que apoyan a Ciudadanos, aunque últimamente el candidato francés se ha alejado del partido naranja por considerarlos demasiado ultras. De quien no se va a alejar es de La Vanguardia y el Grupo Godó, principales avaladores de Valls.

Pero igual que su candidatura está creada de la nada, sin valores, sin ideas, simplemente con la idea de hundir a Barcelona y convertirla en una ciudad de segunda, parece que los seguidores de Manuel Valls también son fantasmas ya que más de un tercio de sus seguidores en Twitter son falsos, son bots. Parece que el propio Valls ha tenido que aumentar sus seguidores de manera ficticia, suponemos que incluso pagando a algunos de ellos, quizás incluso a familiares cercanos que hasta poco lo criticaban con dureza.

Política es dinero pero sería una pena que los Barceloneses dejaran que las élites de Pedralbes, escuelas del Opus y casa en la Cerdaña controlaran la capital de Catalunya e ignoraran los intereses de las clase trabajadora.

Comentarios